Clérigos - Galería de arte

07/11/2009 - 08/12/2009

Xeografía de Silencios

Xurxo Martiño

REVISANDO LA CONCRECIÓN ESTÉTICA DE LA NATURALEZA 

La mirada de pintor de Xurxo Martiño (Vimianzo, 1964) se hizo grande contemplando tanto la naturaleza abierta como el paisaje urbano. Aprendió el artista, en su concienzuda experiencia, que la mirada del pintor, como la del cazador, se ejercita pero que es la inteligencia, con un muy apreciable uso de la razón, la que hace que la vista adquiera la madurez necesaria para avanzar en el conocimiento.

Porque la mirada puede ser un sencillo ejercicio de percepción o ser algo más si quien atiende a mirar razona y estructura, de modo organizado, la visualización de lo que contempla.

Hay en Xurxo Martiño un punto de partida en el paisajismo pero, desde tal fuerza motriz de su acción creativa, la intencionalidad del artista genera el ser de una obra en la que lo visualizado adquiere la razón de una pintura clásica, con el orden como método de trabajo, utilizando muchos criterios que nacen en esa madurez del arte que es el Renacimiento pero teniendo de tal áureo pasado, sobre todo, el principio, la idea inicial, el entendimiento como modo de hacer…

Sabido es que lo renacentista deviene en manierismo, o lo que es lo mismo, en aplicación de sistemas ya experimentados y, por lo tanto, generadores de formas que tienen una historia previa, ya conocida y, consecuentemente, limitadamente creativas. El Renacimiento, en tanto, no tiene fronteras limitadas porque lleva en su esencia la creatividad misma, intentando usualmente generar mundos concretos, que se razonan desde sí mismos. Algo así sucede con el obrar de Xurxo Martiño, imbuido de un hacer que parte del deshacer, o, lo que es lo mismo, de tratar complementariamente la construcción y la deconstrucción de las cosas. Ello le llevó a generar una metodología propia que le aconsejó otorgar un determinado sentido a muy variados términos. Así nos habla de ritmo, de equilibrio y desequilibrio… Haciendo que la concreción, de una determinada manera, de una pared, o las potencialidades de un nudo se conviertan en el módulo mismo de un ejercicio pictórico.

Xurxo Martiño, pintor de faros, de bodegones, de las más variadas vistas urbanas que tantas veces tienen como razón de ser sus particulares contemplaciones de Compostela, es un artista que, de modo muy consciente, pretende partir de aquello que considera tradicional sin que por ello el hacer de su mirada deje de resultar tremendamente actual, hecha, en buena medida, de tantos y tantos innovadores resultados de esa cultura audiovisual que hoy nos caracteriza.

Un novedoso uso de la perspectiva, una geometrización reiterativa en el modo de concebir las formas -a base de una suerte de unidades plásticas que se tratan de modo insistente-, un entendimiento del color efectivo y sencillo… El dibujo se hace, básicamente, partiendo de las potencialidades de rectas de tamaño desigual que, de manera continua, se trazan obedeciendo, sobre todo, a la concepción de estructuraciones de carácter ortogonal.

También alguna palabra o un número complementan en ocasiones el ser de las pinturas concebidas siguiendo, por otra parte, un modo de hacer que resulta ya habitual en este artista.

Xurxo, a estas alturas de su carrera de pintor, ha hecho un camino largo. Lo ha realizado partiendo, sobre todo, de una reflexión de carácter muy personal. Esa soledad y esa monumentalidad aislada que evocan los muchos cuadros dedicados por este artista a la temática del faro quizás evoquen algo de su modo de ser y de actuar.

Camina por la pintura en solitario, sabedor de que su cultura, la de su tierra, le puede dar principio a su obra y que ésta es, porque no puede ser de otro modo, absolutamente contemporánea. De una contemporaneidad que nada tiene de adquirido o de postizo porque ha nacido de una reflexión propia, sabiendo que en este mundo ya global la metodología del pensamiento plástico puede obedecer a otros entendimientos que van más allá de lo que es la traducción a pintura de los dictados de la naturaleza.

De pintar al natural Xurxo Martiño da un paso de gigante para hacerlo a partir de una base geométrica que estructura y desestructura formas, entendiéndolas como sencillas partes del todo que configuran el cuadro, unidad de comprensión plástica que nos presenta el artista para nuestro disfrute estético.

Nada tiene que ver con el cubismo analítico o sintético ni con el modo de abstraer de Piet Mondrian pero, en cualquier caso, la naturaleza de aventuras estéticas de esa índole está aquí interiorizada quizás sin pretenderlo. Se puede decir que, por esta vía, Xurxo Martiño, en su particular andadura, se aleja valientemente de ese mundo de paisajes, de figuración en suma, que le ha valido como arboladura para construir sus pinturas, para intuir un verdadero punto de encuentro en lo que pudiera entenderse como una abstracción geométrica y una nueva figuración puesta una vez más al día.

De todos modos, aportación de Xurxo Martiño, este nuevo tiempo y exposición, resulta totalmente coherente en el conjunto de su trayectoria. Siempre ha sido un pintor reflexivo, cuidadoso en su trabajo, pensador plástico en búsqueda de nuevas soluciones, sabedor de que la creatividad se construye desde una continua indagación, pausada y constante, revisando la concreción estética de la naturaleza.

José Manuel García Iglesias 

 

Xurxo Martiño. Xeografía de Silencios. 2009.pps | 

"Silente Compás das Horas"

Mixta/Lenzo/Táboa. 75 x 100 cm.

2008.

"Furna".

Mixta/Lenzo/Táboa. 70 x 100 cm.

2008.

"Nocturno en Viena".

Mixta/Lenzo/Táboa. 75 x 100 cm.

2009.

"A Compás das Travesías. Liña 5".

Mixta/Lenzo/Táboa. 50 x 120 cm.

2009.

"Pálpebras Azuis 3".

Mixta/Táboa. 52 x 70 cm.

2009.

"Aparellos do Horizonte 1".

Mixta/Táboa. 102 x 52 cm.

2009.

"Aparellos do Horizonte 2"

Mixta/Táboa. 200 x 70 cm.

2009.

"Pentagrama 2".

Mixta/Lenzo/Táboa. 100 x 135 cm.

2009.

"Pentagrama 321".

Mixta/Táboa. 100 x 135 cm.

2009.

"Contrapunto".

Mixta/Lenzo/Táboa. 75 x 100 cm.

2009.

"Rendeira".

Mixta/Táboa. 75 x 100 cm.

2009.

"Polifonía de Silencios".

Mixta/Lenzo/Táboa. 50 x 200 cm.

2009.

 
Galería Clérigos Rúa Clérigos, nº 5 - Bajo /
T. +34 982 253 924 / F. +34 982 284 945 / clerigos@clerigosgaleria.com /
  • xhtml_1_0Xhtml 1.0 Transitional
  • css2_1Css 2.1
  • Sond3 diseño&desarrollo Sond3